CALL TO ACTION: Qué son y cómo deben pensarse para que sean efectivos

Call to Action que, traducido al español, significa “llamada a la acción” es el nombre que se da a distintas herramientas publicitarias que se utilizan para lograr que los clientes potenciales cumplan con el objetivo fijado por la marca.

Se suele mencionar que el principal fin es conseguir una venta, pero en muchas ocasiones el call to action se emplea para lograr otro tipo de reacciones: Que se suscriban a un medio, que comenten y compartan una publicación, que brinden voluntariamente su correo electrónico, que descarguen un e-book, etc.

¿Para qué sirve implementar un Call to Action?

Más allá del cumplimiento de una meta, como mencionamos al principio, un call to action se emplea para iniciar o afianzar la relación con el cliente potencial. Esto es ideal para ampliar el horizonte que limita tu target, es decir encontrar nuevos mercados; aumentar las ventas; fidelizar al cliente realizado y elaborar campañas de remarketing.

¿Qué debe tener un Call to Action para ser efectivo?

  • Público y segmentación bien definidos (esto requiere una investigación previa y es, probablemente, el paso más extenuante)
  • Slogan original y llamativo
  • Mensaje claro en cuanto a la oferta, promoción o lo que se esté difundiendo +Sensación de urgencia y/o oportunidad increíble, por tiempo limitado
  • Números en el copy o flyer, ya que producen una mejor impresión en quien lo recibe
  • Diseño coherente con el resto de las piezas de comunicación (lenguaje, paleta de colores, fuentes, etc.)
  • Debe funcionar y visualizarse correctamente en todos los dispositivos
  • Ubicación estratégica del Call to Action, sobre todo si se trata de un botón

¿Cómo se utiliza un Call to Action?

Antes que nada, cabe destacar que un Call to Action puede emplearse de distintas maneras. La forma más extendida es aquella en la que se incorpora un botón de acción en una publicación o promoción determinada.

Por ejemplo, en la siguiente imagen se puede observar que, luego del post en sí que difunde el producto a la venta (un curso de capacitación) y la web de la entidad, se dispone un botón que permite postularse (comprar) inmediatamente. Esto da oportunidad al vendedor de deducir que se trata de alguien que muestra cierto interés y en caso de tener que retomar la venta más adelante, no será en frío, lo que significa que el cliente potencial ya sabrá del curso de antemano.

Otro modo de incluir un call to action es en los textos o artículos que se publican en cualquier sitio, ya que al final de los mismos se invita al lector a realizar una acción con respecto al material. Esto mismo puede encontrarse en otros medios, tales como videos de Youtube, en los que se pide al espectador que se suscriba al canal y que active las notificaciones.

Ejemplo: En este canal de Youtube siempre se incluye de forma hablada o sólo visual un call to action para suscribirse.

La relación entre Call to Action y Lading Page

En principio, es fundamental tener muy claro que el Call to Action no está relacionado con el ClickBait, aunque muchas veces el objetivo de ambos sea el mismo: Obtener clics = Visitas. Además, el clickbait es una técnica que actualmente se encuentra penalizada, mientras que el Call to Action se mantiene dentro de los márgenes aceptados por los buscadores y principales plataformas.

Por otro lado, los call to action son muy utilizados en landing pages, ya que es un espacio ideal para incentivar a los usuarios a concretar una acción determinada, pues si llegaron hasta allí es porque realmente se encuentran interesados en la oferta u oportunidad promocionada por la marca y, por lo tanto, pueden ser considerados como leads válidos.

Sin embargo, a pesar de los resultados positivos que arroja su implementación, es de suma importancia que no se abuse de este recurso, ya que obtendrás el efecto contrario. Normalmente, el usuario promedio se siente agobiado no sólo por los call to action por doquier, sino por las reiteradas campañas de remarketing en las que quedan incluidos luego de hacer un contacto y no llegar al final del embudo de ventas.

Ante esto, la sensación con la que se queda ese cliente potencial es de invasión, fastidio y desconfianza, lo cual impacta negativamente sobre la reputación de la marca.   

CONCLUSIÓN

Si bien no es recomendable plagar de call to actions todas las campañas y contenidos que se publiquen, sí es prácticamente imprescindible tenerlos presentes a la hora de diseñar una estrategia de marketing. Además, hoy en día, con el avance de los dispositivos móviles, los botones se han vuelto más que visibles y provechosos.

Por ejemplo, una de las redes sociales en la que más éxito tienen hoy por hoy los call to action es Instagram. Allí te encontrarás con decenas de anuncios con claras llamadas a la acción, con objetivos que van desde “Visitar perfil” hasta “Comprar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *