NEGOCIOS B2C: ¿Qué son y qué modelos existen dentro del marketing digital? +Ejemplos

Comprender cómo funcionan los distintos modelos de negocios que podemos aplicar en una marca es imprescindible si se quiere que las campañas de marketing tradicional y/o digital tengan los resultados deseados. No olvidemos que el éxito de las mismas radica en el cumplimiento de los objetivos planteados desde el comienzo.

Anteriormente hablamos de los negocios B2B, pero también existen los negocios B2C y te vamos a explicar en qué se diferencian, qué características tienen para identificar si aplican a tu emprendimiento y cómo tenés que interpretarlos.

¿Qué significa Negocios B2C?

B2C - ecommerce

B2C es la sigla de “Business to Consumer”, que en español se traduce como “Negocio a Consumidor”, un concepto bastante claro en sí mismo. Refiere a la relación comercial que se establece entre una marca, su producto y el consumidor final, quien suele encarnarse en la figura del cliente.

Tal como sucede con el B2B (Business to Business = Negocio a Negocio), es muy probable que en muchas ocasiones ambos modelos se complementen en vez de excluirse. Por ejemplo, una fábrica de indumentaria que, si bien cuenta con su propia cadena de tiendas, también vende a precios mayoristas a revendedores. Entonces, en esta oportunidad, tenderían que trabajar desde dos enfoques:

  1. B2B: Para vender o colocar prendas en grandes bloques de stock en distintos circuitos comerciales (otras cadenas que vuelven a etiquetar la ropa, revendedores particulares, empresas que precisan uniformes, etc.).
  2. B2C: Para vender sus prendas de manera individual en cada una de sus sucursales, con catálogos físicos u online y a través de sus otros medios digitales (plataformas de venta masiva como Mercado Libre, su propia tienda de e-commerce, sus perfiles en redes sociales, etc.).

¿Qué ventajas aportan las estrategias B2C a las marcas y empresas?

Los principales beneficiados de las estrategias B2C han sido aquellos que dieron el llamado salto digital, es decir que se han expandido de las tiendas físicas a las digitales, y en especial a quienes emprendieron directamente de manera online, dejando de lado la posibilidad de abrir las puertas al público.

  • MÁS BARATO: Mantener una tienda virtual es mucho más barato que sostener la estructura comercial tradicional. Desde ya, la carga impositiva es considerablemente más baja sobre las ventas (aunque esto dependerá del país en el que estés), se necesita menos cantidad de empleados, no exige un capital inicial exorbitante y los costos fijos también disminuyen.
  • MÁS PÚBLICO: Si ya contás con una marca establecida o un comercio físico con algunos años de trayectoria en el rubro, entonces expandirte hacia internet sólo atraerá más clientes potenciales y fidelizará mucho más a los que ya tenés. Por otro lado, si se trata de una nueva marca, habilita la posibilidad de encontrar con mayor rapidez al target que está interesado en encontrarte (o en que lo encuentres). Debe entenderse que el B2C en internet exige una estructura de envíos y atención al cliente si lo que se quiere es ampliar la zona de cobertura.
  • MÁS CONTROL: Administrar y gestionar el stock disponible es más organizado y precisa menos esfuerzo, aunque si el volumen de ventas es alto, igualmente demandará tiempo y atención.
  • MÁS PUBLICIDAD: Incluir la promoción mediante ads (publicidad digital) es lo más acertado que se puede hacer en este modelo, ya que permite segmentar y aumentar la probabilidad de convertir leads y cerrar ventas. Además, en caso de obtener viralización, las recomendaciones y las ventas pueden dispararse en determinadas temporadas, especialmente en fechas especiales tradicionales (Navidad) y otras meramente digitales (Black Friday).
  • MÁS CONOCIMIENTO: Y competencia. El flujo de información es constante y aunque muchas prácticas de tus competidores directos, lógicamente, son secretas, otros datos están al alcance. Por ejemplo, Facebook permite ver qué anuncios pagos tiene activos cada fanpage. También, gracias a los motores de estadísticas como Google Analytics, se pueden armar grandes y útiles bases de datos acerca de las características de tu público objetivo con el fin de optimizar tus acciones.

Otros modelos de B2C dentro del e-Commerce (EJEMPLOS)

De acuerdo a la interpretación a la que accedas, vas a encontrarte con que hay modelos o submodelos de B2C, pero lo que cambia sólo es el nombre. Lo importante es tener claro qué los caracteriza y, más que nada, si tu empresa o emprendimiento cuadra dentro de alguno de ellos.

Aviso: Los siguientes puedes ser excluyentes o complementarios, según sea el caso.

VENDEDOR DIRECTO: Es lo más frecuente de encontrar. Son aquellas marcas que tienen sus propias tiendas digitales y las hay de todas las envergaduras. Gaelle es una fábrica de calzado que comercializa tanto en sucursales físicas como en su propio e-Shop; lo mismo ocurre con Natura, la empresa de cosméticos que vende de manera directa en su sitio oficial, pero también ofrece sus productos por catálogo en papel.

VENDEDOR INTERMEDIARIO: Se trata de vendedores o plataformas enteras que comercializan determinados productos y/o servicios e incluso hacen publicidad de ello sin ser los proveedores o fabricantes y sin tener el bien en su poder. Ejemplos de esto sobran, pero tal vez uno de los más clarificadores sea Despegar, que vende y oferta paquetes de viaje, vuelos, reservas de hoteles y excursiones, oficiando de intermediario entre los consumidores finales y las aerolíneas, cadenas hoteleras, etc.

VENDEDORES POR PUBLICIDAD: Este es un modelo un tanto más especial y hasta podría considerarse un submodelo de los vendedores intermediarios. Se trata de aquellos sitios que son muy visitados por determinado público por las razones más diversas (excelente marketing de contenidos, actualizaciones inmediatas, es referente de un nicho, entre otras) y que por esto mismo incluyen ads (cuadros publicitarios o banners) pagos que son expuestos al público. Ejemplo: Musica.com incluye las letras de las canciones inmediatamente después de ser lanzadas y tiene espacios publicitarios.

Lo mismo ocurre cuando se construye una comunidad en torno a un rubro, interés o hobbie. Estas nacieron como foros limitados a una temática (ForoCoches, en donde no sólo se habla de autos, sino que también se recomiendan y venden vehículos y repuestos) o como grupos/perfiles en redes sociales (Comunidad TeLoResumo, una agrupación de fanáticos de un canal de Youtube en el que se resumen películas y series a modo de entretenimiento o con fines publicitarios).

VENTAS POR SUSCRIPCIÓN: Para acceder a un servicio o producto se le cobra al consumidor final una cuota o suscripción. Suelen dar tiempos de prueba o acceso mensual limitado como un elemento en la estrategia de marketing. Ejemplos: Netflix o diario La Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *