Cómo potenciar tu marca personal (marketing)

Una marca personal es, a grandes rasgos, un modo de presentación y currículum inherente a una persona que realiza una actividad específica, dentro o fuera del mundo digital. De hecho, las figuras políticas y los artistas suelen trabajar mucho sobre este aspecto, ya que es fundamental para consolidarse frente a su público.

Las implicancias del desarrollo de una marca personal son más flexibles, con un tono cálido que no se aleja demasiado de la formalidad y, sobre todo, son apasionadas, puesto que las estrategias en torno a esto tienen injerencia en las particularidades, vocaciones y talentos de la persona protagonista.

Cabe destacar que los objetivos y consecuencias principales de una estrategia de marca personal son la obtención y construcción de una buena reputación, excelentes referencias, confianza y transparencia. No hay que olvidar que todo lo que se haga, tanto para comenzar como para mantener la imagen positiva frente a la audiencia, debe superar chequeos y verificaciones, es decir, los datos tienen que ser sólidos y verdaderos.  Sí, tal como si se tratara de un influencer.

Cómo crear una primera marca personal

Para  todo hay una primera vez. Crear y, más que nada, darle forma a una marca personal es un poco engorroso al comienzo, porque los detalles a tener en cuenta son realmente muchos. Además, se debe tener presente que el nivel de actividad que se da en este tipo de cuentas es muy alta, sólo comparable con una cuenta de exclusivo uso personal. Así que a continuación te brindamos una serie de pautas a analizar.

Al igual que en una estrategia de marketing para impulsar una marca comercial convencional en redes, para realizar una marca personal debes responder lo siguiente:

  • ¿Quién eres y cómo eres visto/percibido?
  • ¿Qué quieres y cuáles son tus objetivos?
  • ¿A quién quieres llegar? ¿Cómo le hablarás?

Estas preguntas serán respondidas con una correcta investigación de los siguientes parámetros:

  • PERFIL: Relacionado con el primer cuestionamiento. Debes definir tu identidad, tu manera de expresarte y las características propias que vas a resaltar, cuáles son los valores y virtudes con las cuales deseas ser asociado, qué tipo de lenguaje implementarás en cada canal de comunicación, cuál será tu estilo y tu imagen.
  • CONTACTOS: Armar una agenda y tender redes de contactos es fundamental, pero no sólo a nivel virtual. Es menester que aproveches al máximo las herramientas de las redes sociales, pero también es esencial que participes en eventos presenciales en los cuales puedas desplegar opiniones bien fundamentadas y estrechar lazos. Esto sumará a tu reputación y te ayudará a ganar visibilidad, audiencia, seguidores y posicionamiento, elementos que forman parte de tus objetivos generales.
  • MARKETING DE CONTENIDOS: Plan de elaboración de material para difundir tus conocimientos respecto del rubro de interés. La idea es que tus opiniones ganen relevancia dentro del sector, que los aportes sean de calidad, que compartas contenidos de colegas y  que, en la medida de lo posible, brindes alguna ayuda a tus pares o a quienes recién comienzan.
  • ANÁLISIS: Chequear y evaluar los resultados es fundamental en toda estrategia digital. De esta manera se pueden reencausar caminos errados y fortalecer aquellas acciones que dieron en el clavo.

Estrategia para desarrollar una marca personal

Una vez creada la marca personal, es necesario empezar a pulir los detalles para evitar que el crecimiento en las cuentas tenga un tope inmediato. En este punto es relevante mencionar que las estrategias para optimizar una marca personal son muy variadas y, como su mismo nombre nos hace intuir, son personalizadas, o sea que están hechas a la medida de cada usuario. A saber:

  • HUMANIZARSE: Relatar tu propia historia, dar cuenta de errores y aciertos cometidos, compartir experiencias. Dejar claro cómo fue tu inicio, el disparador, y en qué momento se tomaron grandes decisiones, que todo es un aprendizaje constante sin caer en un optimismo irrelevante.
  • PLANIFICACIÓN DE OBJETIVOS: Organizarse y establecer objetivos puntuales ayuda a monitorear lo que ocurre alrededor. Los objetivos a corto plazo son ideales para poder medir cada movimiento dentro de una campaña más grande, mientras que los objetivos a largo plazo (que se marcan por períodos de tiempo extensos) pueden ser muy distintos y variados, además de motivadores.
  • CONOCER EL TARGET: Tu público es la clave de todo. Es más que importante que lo conozcas a fondo para dirigir tus mensajes con eficacia. No será igual realizar un tutorial para tus seguidores que uno para tus colegas o para tus clientes potenciales. Aún así, un seguidor común y un profesional afín también puede ser  en algún momento un cliente potencial o real.

Estrategia para potenciar tu marca personal en las redes sociales

Aunque LinkedIN es una de las redes sociales más recomendadas para expandir marcas personales, es cierto que la plataforma no suele ser la más adecuada en todos los casos. Ocurre que si se tratara de una figura pública del mundo del espectáculo, por ejemplo, es probable que su público objetivo se encuentre principalmente en Twitter; que si se tratara de un político, el termómetro social lo volcaría hacia Facebook. Entonces, es preciso analizar bien cuáles y cuántas redes se incluirán en la estrategia.

OPTIMIZAR PERFILES: Abandona el spam y contenidos de origen dudoso, sé el centro de atención sin convertirte en una figura egocéntrica y autorreferencial en exceso, utiliza fotos propias profesionales (hay excepciones cuando se comparten contenidos “espontáneos”), interactúa con el público (las redes digitales son, precisamente, ¡sociales!) y combina tu vida profesional con algunas facetas de la privada.

ESTILO PROPIO: Desde la ropa que se luce hasta los colores que se plasman en portadas y tipografías. Todo debe ser premeditado, relacionado al rubro pero sin copiar a la competencia. Un asesor de imagen es un profesional adecuado para realizar esta tarea.

NUEVOS CANALES: Ya no es suficiente con tener una cuenta abierta en Facebook, también es necesario compartir videos, estar en Instagram, ser profesional en LinkedIN. Si bien dijimos que no todas las redes son siempre adecuadas (y es una verdad) y que de tenerlas, generar contenido individual para cada una exige un presupuesto medio-alto, también es una realidad que el público necesita encontrarte y comunicarse de diversas maneras, incluyendo las más convencionales, como los formularios de correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *