¿Qué es el packaging y cuál es su importancia?

Packaging es una palabra que en el uso más simple y cotidiano refiere únicamente al envase en el cual son contenidos los productos que se nos ofrecen en góndola. Sin embargo, el marketing se ha ocupado de complejizar y ampliar sus aplicaciones de tal manera que hoy en día una correcta estrategia no se puede pensar sin tenerlo en cuenta como un ítem decisivo.

En la actualidad, el packaging no se limita sólo a proteger el producto de las inclemencias externas, sino que funciona a modo de primera presentación frente al cliente potencial.

¿Por qué es tan importante el packaging?

El packaging tiene suma importancia porque, además de ser el elemento con el que interactúa y otorga sensación de pertenencia al cliente, comunica y transmite los valores de la marca, trabaja en la subjetividad del público con respecto al nivel de confianza y profesionalismo con que opera la empresa, facilita información de vital interés y, sobre todo, es una oportunidad única para:

Diferencias entre packaging, envase y embalaje

Dependiendo del área en la que te encuentres, podrás escuchar que packaging, envase y embalaje suelen mencionarse como un todo o, por lo menos, como sinónimos. Sin embargo, para evitar confusiones y errores que puedan impactar negativamente en el presupuesto, lo más conveniente es identificar cada término con su correspondiente descripción.

  • EMBALAJE: Es el elemento que se utiliza para transportar los productos de un lugar a otro sin que estos resulten dañados. Lo más frecuente es que sea en cajas con un gramaje acorde a la carga y descarga de los paquetes (camiones, trenes, manipulación en los depósitos, etc.). Igualmente, continúa siendo una oportunidad para seguir expandiéndose, pues en estas cajas se pueden exponer logos, datos de contacto y hasta cintas adhesivas personalizadas.
Packaging Embalaje
Mercado Libre es una empresa que aplica sus logos en todos sus productos para embalar: Desde cajas hasta pequeñas bolsas plásticas.
  • ENVASE: Es el elemento que está en contacto directo con el producto para evitar contaminación o daños internos. Por ejemplo, el envoltorio de los bombones de chocolate, los cuales se encuentran dispuestos adentro de una caja.

Packaging Envase

  • PACKAGING: Es la cubierta externa del producto y en el que se exhiben la marca, tipo de producto, información nutricional y de contacto en el dorso, etc.
Packaging - Ejemplo
Packaging de un conocido pack de cervezas.

¿Qué tener en cuenta al momento de pensar el packaging?

  • CONCEPTO E IDENTIDAD: Cohesión y coherencia con los valores generales de la marca (misión, visión y valores) y con los otros productos de la misma línea.
  • MATERIALES: Relación estable entre calidad, precio y funcionalidad.
  • PSICOLOGÍA DEL COLOR: Correcta selección de la paleta de colores, en concordancia con las paletas generales que utilice la marca.
  • INNOVACIÓN VS. UTILIDAD: ¿Qué es más útil, de acuerdo al contexto de lanzamiento y planificación a largo plazo? ¿Un packaging que sea más original y llamativo en su diseño o que sea más práctico, ergonómico y sencillo de administrar?
  • DETALLES PEQUEÑOS Y PERSONALIZACIÓN: Las pequeñas ideas son semillas en nuestros consumidores, pues nos hacen diferentes de otras marcas. Analizá seriamente la posibilidad de incluirlos. La clave, a veces, es dirigirte directamente a tu consumidor. Por ejemplo, Starbucks logró marcar un gran diferencial sólo añadiendo un nombre con microfibra en el vaso de café.

Packaging - Detalles y Personalización

  • VALORES: Pensá si se trata de productos que apuntan a la ecología y preservación del medio ambiente, si se apoya abierta o sutilmente una postura política, etc. Esto debe verse reflejado en el packaging.
  • MULTIUTILIDAD/REUTILIZACIÓN: Si el packaging sirve para algo más luego de agotarse utilidad principal, suele ser un plus.

Un packaging original y único

Cuesta pensar en originalidad en los tiempos que corren, tiempos en lo que todo llega tarde o ya fue inventado. Es por esta razón que se hace tanto hincapié en pensar y crear un concepto para mantener a largo plazo, para nutrir una filosofía y una comunidad alrededor. Ejemplos hay muchos, pero citemos uno muy particular.

BDWB retomó una idea muy simple: “No debemos juzgar un libro por su portada” y lo tomó como algo literal para constituir filosofía y packaging. Es que los libros que venden se presentan al consumidor envueltos en papel madera con una sencilla inscripción que incluye título, autor y temática. Así es que, de manera rústica y austera (porque no es costoso, pero sí es ecológico y reutilizable) propone tener una “cita a ciegas con un libro” al lector-consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *