¿Qué es el ROI, cómo medirlo y para qué sirve?

La sigla ​ROI hace referencia al return on investment, lo que en español se conoce como retorno de la inversión​. Este coeficiente es clave ya que, aplicado al marketing, nos permite medir la ​rentabilidad de cada una de las estrategias que hemos implementado. De esta forma, dado que si con cierta inversión ​n ​hemos generado ​x ​ganancias, podemos saber porcentualmente cuál fue el rendimiento que nos proporcionó la ​inversión inicial​.

¿Cómo se calcula el ROI?

La fórmula básica para calcular el ROI es muy sencilla, ya que se compone de la inversión y de los beneficios o ganancias. En otras palabras:

ROI = (Beneficio – Inversión) / Inversión

¿Por qué es importante conocer el ROI?

Porque si hacemos una inversión y no sabemos cuál es su rendimiento real no podremos tomar buenas decisiones a futuro ni podremos ver cuáles son las inversiones más rentables (para repetir y aumentar esa ganancia) ni podremos avanzar a paso firme. Muchas personas sólo se dan cuenta del rendimiento de una inversión cuando el impacto es muy evidente (invierto 2.000 ARS y gano 50.000 ARS; o invierto 2.000 ARS y no gano absolutamente nada), pero en caso contrario, no serán inversiones eficientes.

Ejemplos reales para aclarar el concepto del ROI

Para clarificar esto, digamos por ejemplo que hemos invertido 1000 ARS en anuncios de Google, lo que ha generado ventas por 2500 ARS. Si aplicamos estos valores a la fórmula, el resultado será 1,5, es decir, que el rendimiento de nuestra inversión fue de 150%, y que por cada peso que invertimos obtendremos ARS 2,50, y de ello en total ganamos ARS 1,50.

Puesto en estos términos parece bastante sencillo, ¿no? Sin embargo no lo es a menos que sepamos ​medir y analizar nuestras estrategias. Por ejemplo, al trabajar con Google Ads podemos saber muy fácilmente cuál es nuestra inversión, pero también tenemos que saber cuántas conversiones y, finalmente, ventas nos está generando esta plataforma. Sin embargo, en el tiempo que llevo dedicándome a esto, me he cruzado con innumerables usuarios que usaban Google Ads sin tener configuradas las etiquetas de seguimiento de conversiones. Al trabajar así, no podemos saber cuánto realmente rinden nuestras campañas y sólo caemos en suposiciones de ​“creo que está funcionando bien” ​pero sin medir realmente qué rentabilidad nos traen.

Asimismo, si aplicamos esto a otras estrategias de marketing más allá de lo que sea PPC (redes sociales, email marketing, SEO, Inbound Marketing, etc.), esta fórmula puede ser aún más difícil de aplicar ya que tanto la inversión como las ganancias pueden ser mucho más difusas​. Entonces, para poder medir efectivamente el ROI es necesario, por un lado, tener detallada nuestra ​inversión en cada estrategia y, por el otro, saber leer las métricas analíticas de nuestra web y de nuestras redes sociales, para saber de dónde viene cada usuario que termina convirtiéndose en cliente. Asimismo, decimos que nuestras ganancias también pueden ser difusas si, por ejemplo, apuntamos a generar ingresos sostenidos en el tiempo (ej. suscripciones), dónde probablemente tardemos más en hacer rendir nuestra inversión, pero logremos un ​cashflow​ mensual.

El ROI es una métrica fundamental no sólo porque nos permite saber ​qué tan rentable ha sido nuestra inversión, sino porque nos permite tener información muy valiosa para tomar decisiones a futuro. Gracias al ROI sabremos qué estrategia nos está funcionando mejor y en donde debemos concentrar nuestros esfuerzos e inversiones.

El ROI es medir, medir y medir.

De todo lo dicho hasta el momento, el concepto fundamental a rescatar es que todo las estrategias que llevamos a cabo son conmensurables. No debemos pasar la oportunidad de medir lo que hacemos para poder saber qué da resultados y qué no para nuestro negocio y a partir de ahí tomar decisiones sobre las estrategias a aplicar a futuro.

Así, en este sentido, el ROI se convierte en una métrica fundamental ya que nos permite medir nuestras estrategias en términos de rentabilidad, y mejor dicho, en términos monetarios, que es algo que siempre tenemos que tener en cuenta. Todo lo que hacemos en términos de marketing puede y debe ​ser medido, porque a fin de cuentas, es la información, la ​data la que nos permite diseñar nuestra estrategia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *